Llega el verano y con él las vacaciones (¡Bien!), pero también todo el jaleo reservar hoteles, apartamentos o albergues y sí, dejar tu casa vacía (¡Mal!). ¿Por qué mal? Porque entonces tu acogedor hogar queda a merced de dos factores: uno, tu mala cabeza ¿apagaste la plancha antes de salir?, ¿has cortado el agua, cerrado todos los grifos y evitado fugas futuras que podrían darse? ¿has cerrado las ventanas? ¿te has asegurado de que irá la vecina bajarte las persianas si llueve?…; y dos, la mala cabeza de quien quiera adueñarse de lo que no es suyo. Ahora bien, puedes mirar el lado positivo: tu casa no se ensuciará en esos días que estás fuera; o bien, domotiza tu vivienda y relajarte de verdad. 

En este artículo te vamos a dar la excusa perfecta para domotizar tu hogar antes de que lleguen las vacaciones:

Eficiencia

Con una casa domotizada, que empiece a hacer un aire terrible después de un intenso sol, será el menor de tus problemas. Desde el móvil recoges los toldos y ¡listo! Verás, que esta es una buena forma de ahorrar tiempo y evitarte desperfectos y más si de tu hijo adolescente depende que la llave del agua quede cerrada antes de marcharos de excursión.

Con una vivienda domotizada ahorras energía y ganas eficiencia

Escalabilidad

La domótica permite escalar los niveles de automatización de tu casa, desde parcelas concretas a una plena gestión de todas y cada una de las utilidades de la vivienda: calefacción, seguridad, ocio… puedes ir incorporando equipos domóticos conforme a tus necesidades.

Puedes seguir manejando manualmente cuantos aparatos quieras y ampliar el número conforme te vayas familiarizando

Ahorro energético

Este motivo es cada vez más, el más esgrimido para animarte a hacer una reforma. Sin duda, una calefacción programable y ajustable supone ahorrar; del mismo modo que una iluminación que se desactiva cuando estás fuera de casa también supone ahorrar. De acuerdo con las estimaciones de la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM), una vivienda media puede llegar a ahorrar un 43% en calefacción, más del 10% en electrodomésticos, un 10% en iluminación o un 2% en aire acondicionado gracias a la domótica.

Ahorro real de una vivienda domotizada

Gestión remota

Seguro que alguna vez volviendo a casa después de un largo día de trabaja has pensado: “qué calor ahora en casa hasta que el aire acondicionado quiera enfriarla un poco…”, y más de lo mismo para la calefacción o para apagar la alarma cuando se dispara. Pues bien, con la domótica ahora ¡sí se puede!

Controla tu vivienda desde cualquier dispositivo autorizado

Seguridad

Cualquier alarma te avisa si alguien que no debe entra en tu casa, aunque para entonces ya hay poco que hacer. Con una casa domotizada las luces exteriores se encienden y apagan para simular la presencia, además de asegurar los cierres. Sin duda, que piensen que hay alguien en casa es una buena forma de distraer a estos amigos de lo ajeno ¿no crees?

La vivienda domotizada aumenta la seguridad