La arquitectura en domótica es como el resto de sus aplicaciones, se adapta a tus preferencias y oportunidades. En este sentido, podemos hablar de tres tipos de sistemas domóticos en función de cómo están organizados sus componentes y, por tanto, de cómo se controla el sistema.

Arquitectura Centralizada

En un sistema de domótica centralizado podemos decir que un controlador central es el ‘encargado’ de transmitir los datos e información a los diferentes actuadores, a partir de la información proveniente de diferentes sensores, debidamente gestionada y procesada, para el desarrollo de una actividad concreta. En la hipotética situación de que el controlador central dejara de funcionar, lo mismo ocurriría con el resto del sistema ya que el controlador central es el ‘eje’ y ‘columna vertebral’ del mismo.

Modelo domótico centralizado

Arquitectura Descentralizada

En este caso, al contrario que en el modelo anterior, existen varios controladores que se encuentran conectados entre sí mediante un BUS central, que gestiona y manda la información a los controladores, así como a los interfaces y actuadores.

Modelo domótico descentralizado

Arquitectura Distribuida

El nombre es bastante descriptivo. La inteligencia del sistema domótico se encuentra diseminada o distribuida en los distintos módulos que lo componen. En este sentido, cada dispositivo puede controlar diferentes actividades.

Modelo domótico distribuido

Arquitectura Mixta

Los sistemas de domótica centralizados también se conocen como sistemas híbridos. En éstos, se combinan las arquitecturas de los anteriormente mencionados. Puede contar con un controlador central, como en el caso del modelo centralizado, o varios controladores descentralizados; asimismo, los diferentes módulos que lo componen (actuadores, interfaces, sensores) pueden operar como controladores, como en el caso de la Arquitectura Distribuida.

En este caso, los diferentes dispositivos pueden recoger, gestionar y transmitir la información recibida al resto de los que componen el sistema y que se encuentran distribuidos por la vivienda, sin que ésta tenga que pasar, necesariamente, por un controlador principal.

Modelo domótico mixto