Una vivienda domotizada ¿qué sentido tiene? ¿qué es lo que conseguimos?

El término domotizar está en auge, pero a parte del precio, estas son las tres preguntas que nos surgen a la hora de reformar nuestra vivienda. En este vídeo te lo explicamos

La domótica puede aportar serios cambios en el ahorro energético. Nosotros los agrupamos en dos: funciones automáticas y de ahorro asistido. Las funciones de ahorro asistido facilitan la intervención del usuario, tan fácil como tener un pulsador para que tú mismo enciendas y apagues la luz. Cuando tienes las manos ocupadas, o simplemente se te olvida, se accionan las funciones automáticas, que pasado un rato apagarían la luz por ti. Las funciones automáticas permiten que la vivienda domotizada trabaje en armonía. De tal manera que si enciendes el aire acondicionado y después la calefacción, el primero se apaga, por ejemplo.

¿Esto como se consigue?

El trabajo coordinado de las funciones de una vivienda domotizada se logra con planificación. Con los planos de la casa en la mano, nosotros desarrollamos un esquema unifilar. Con este esquema, tu casa quedará trazada con un único cable que permitirá llevar a cabo todas las funciones de una casa domótica. 

A partir de este momento tenemos una lista de conexionados, que se facilitan al instalador. También contamos una serie de funciones que nos definen cómo interactúan unos sistemas con otros. Y por último, el programa concreto, dependiendo de cada sistema.

Cuando tenemos todo esto, podemos empezar la reforma.

Se trataría de una reforma de control distribuido, con lo que ahorramos esfuerzos y destrozos en la construcción. En este proceso tenemos que matizar que una smart home, no es lo mismo que una home con smart elements. Esto es, que no es lo mismo tener una serie de aparatos inteligentes aislados, que una casa que funciona de forma inteligente. Una auténtica vivienda domotizada

En el próximo vídeo ya sí que sí, veremos una a una las funciones de una vivienda domótica.