La detección de ausencia y presencia del usuario es una de las funciones de una vivienda inteligente. Para que nos entendemos en términos musicales, el “hago chás y aparezco a tu lado”, no sería una sorpresa para tu casa.

Te lo explicamos en este vídeo:

Se trata de un grupo de funciones dentro de una vivienda inteligente. No es sólo un detector de presencia y ausencia, sino de una vivienda conectada que activa funciones cuando el usuario sale o entra. Al hilo de la explicación de otros vídeo, remarcaremos que una ‘smart home’ no es una ‘home’ con ‘smart elements. 

Con la percepción inteligente podemos hacer una detección de ausencia. Cuando entramos a una habitación para salir al minuto siguiente puede ser que no necesitemos encender la luz, por lo que no se encenderá automáticamente. Sin embargo, si voluntariamente la hemos encendido es fácil que nos olvidemos de apagarla. La casa, gracias a la detección de ausencia apagará las luces pasados 20 minutos. También con el aire acondicionado. 

 

Las viviendas inteligentes también tienen la detección de movimiento y luminosidad. En la detección de presencia se necesita un detector muy sensible que se active con movimientos inferiores a un centímetro. ¿Por qué? pues porque es posible que no hagas gimnasia en todas la habitaciones, que simplemente estés tecleando. En ese caso, no tendrías que levantar los brazos para no quedarte a oscuras. Además cuenta con otra ventaja y es su cobertura de un espacio 4 x 4. Esto quiere decir que también llega a las esquinas de la habitación.

En los pasillos o escaleras sí que necesitamos menos sensibilidad. En este caso empleamos detectores con medición de luminosidad, por lo que si hay luz suficiente no se activarán. 

La diferencia entre un detector volumétrico normal y una detección inteligente es que la segunda no te delata. Es decir, si llaman al timbre y no quiero manifestar si estoy en casa o no, la luz no se enciende. Pero sí cuando abro la puerta. Lo mismo cuando entramos a la vivienda y queremos que esta se ilumine. Este mecanismo es un detector de movimiento sencillo que consta de dos piezas imantadas que se colocan en el marco de la puerta.

El funcionamiento integrado permite que este sistema trabaje con los que hemos presentado anteriormente. Si estamos atendiendo a una visita en la entrada o me quito la chaqueta en el recibidor la casa sabe que estoy ahí y no me deja a oscuras. Una vez que abandone esa estancia la luz se apagará pasado un tiempo. 

Así es como tu casa consume energía cuando hay que consumirla. Ahorro energético sin perder comodidad