La zonificación inteligente consiste en evitar discusiones sobre la temperatura de la casa. Cada persona es un mundo y posee un termómetro personal para ese pequeño mundo. Esto no es nuevo, todos los coches de gama media que venden ahora incorporan la posibilidad de regular la temperatura en cada parte. ¿Si lo hacemos en un coche, por qué no lo hacemos en nuestra casa? No sólo por los gustos de cada habitante, sino también por las condiciones climatológicas de cada estancia, es decir, dónde da el sol.

En el siguiente vídeo te explicamos en qué consiste la zonificación inteligente:

En una vivienda no tenemos un único interruptor para encender todas las luces. Eso sería raro, ¿verdad? Desde el punto de vista del ahorro energético sería contraproducente. 

Pero ¿por qué cuando le damos a un botón encendemos la calefacción en toda la casa? ¿Por qué no tener un termostato en cada estancia?

Podríamos argumentar que en un piso pequeño no es necesario regular distintas temperaturas. Sin embargo, los coches pueden regular hasta tres y cuatro zonas de forma independiente. Por lo que no es lógico.

En la reforma de nuestro piso en la Calle León XIII de Zaragoza, hemos controlado la temperatura en cada habitación teniendo en cuenta que es una instalación antigua. La instalación comunitaria ha establecido la conexión de los radiadores por columnas. De tal manera que el radiador del usuario, queda conectado con el radiador de abajo y de arriba. Esto hace que no tengamos una única entrada de energía y la zonificación inteligente era la solución perfecta para esta vivienda de calefacción comunitaria. Una solución fácil y barata fue colocar válvulas en cada habitación, con lo que conseguimos un importante ahorro energético. Con esta solución el usuario puede regular la temperatura de su vivienda aunque esta parta de una caldera comunitaria mediante una regulación electrónica de precisión.

Para esto tenemos un termostato en cada estancia que permite controlar la calefacción y el aire acondicionado. Esta es una de las ventajas de la domótica, donde todos los elementos están integrados. Con lo que evitamos, por ejemplo, que se encienda simultáneamente la calefacción y el aire acondicionado. 

Todo esto está asociado a lo que llamamos “modos”. El modo dormir, leer, comer. Son distintos escenarios que nuestra casa crea para distintas actividades. Por ejemplo, si estamos leyendo, necesitamos luz, así que al activar esta escena las persianas se suben si es de día o se encienden las luces si es de noche. Cada escena permite regular también la temperatura de cada estancia gracias al termostato colocado en cada habitación. De esta forma, podemos controlar la temperatura para aquellas estancias que ocupamos sin derrochar en las que tenemos más desactivadas. Esta aplicación hará que aumentemos nuestra comodidad sin derrochar energía.

Se trata de una aplicación interesante para instalar en todas las viviendas con calefacción comunitaria. Por supuesto, si es mediante la domótica será mucho más fácil de aplicar.

Para esta instalación hemos utilizado los siguientes aparatos:

  • Pantalla Iddero Verso: con esta pantalla táctil activar escenas y controlar la temperatura de cada estancia es muy sencillo, además de estético.

 

  • Pasarela de comunicación KNX: este pequeño aparato se llama paradójicamente “pasarela”. Por sus corto espacio permite la monitorización bidireccional del aire acondicionado