En pleno invierno el gasto en calefacción es necesario. El derroche, no. Los contadores individuales llegan por ley para responsabilizar a los usuarios de su propio gasto y evitar el derroche al tener que pagar “siempre lo mismo”.

El consumo de calefacción en los edificios donde está centralizada se ha demostrado ineficiente e injusta. La calefacción central obliga a todos los usuarios a pagar lo mismo. Así, la factura es igual para alguien que vive solo que para una familia numerosa; o para aquel que trabaja y pasa el día fuera de casa. Se ha demostrado que este sistema es energéticamente ineficiente, pues el propietario tiende a abrir la ventana si tiene calor, en lugar de apagar la fuente de calor. Al fin y al cabo, todos pagan lo mismo… Esto motiva el gasto injustificado, sería lo contrario de la zonificación inteligente.

El gasto en los pisos con calefacción central ya debería estar regulado 

Allá por 2012 la Comisión Europea y el Parlamento propusieron una directiva dirigida al ahorro energético en la vivienda. Concretamente al control del gasto en calefacción, refrigeración o agua caliente, independientemente de si esta estaba comunitarizada o no.

En 2016 esta Directiva debería haber sido traspuesta en España, pero no lo fue. Esa decisión le costó a España un aviso y la promesa de aplicar la ley de ahorro energético a su legislación para 2017. Pero en este año tampoco se traspusieron, motivo por el que España está pagando una importante sanción. De tal manera que el gasto para el usuario es doble, pagamos la multa con nuestros impuestos y además, el excedente en el gasto de la calefacción motivado por el consumo comunitario y poco ajustado a nuestras necesidades. 

Llegamos a 2018 y la Unión Europea está cada vez más convencida: tenemos que lograr la eficiencia energética. Ya lo estamos viendo en múltiples decisiones que apuestan por las energías renovables y descartan otras como el carbón o la minería.

¿Qué supondrá la aplicación de esta directiva?

Fácil y sencillo: la instalación de contadores individuales en edificios en los edificios en los que la calefacción, la refrigeración o el agua caliente se suministran desde una instalación central.  De tal manera que cada usuario tendrá que pagar en función de su propio consumo. 

Este ahorro se traduce en números. En un año se estima un ahorro del 30% al año en cada hogar, lo que supondrá 200 millones de euros a nivel global y 1.100 millones de euros en 5 años. Además, la restricción en lo que ahora supone un derroche, supondrá una reducción de 1,9 millones de toneladas al año. 

Otros consejos prácticos para ahorrar en calefacción
  1. Seguro que lo has escuchado, pero lo queremos recalcar: la temperatura perfecta para tu hogar es de 19º a 21º. El aumento de cada grado conlleva un 7% más de gasto. Además es mucho mejor una temperatura constante.
  2. Los sistemas aislantes a la larga suponen un ahorro. Pueden satisfacer hasta el 30% de las necesidades de calefacción y el doble cristal reduce hasta un 50% la pérdida de calor. Revisar las posibles rendijas de puertas y ventanas también es muy recomendable. Con masilla o silicona puedes solucionar también estos problemas que casi no se ven.
  3. Apaga algún radiador y decora la casa de forma que resulte acogedora y agradable. La ropa de invierno también es aplicable dentro de la casa.
  4. En los dormitorios puedes apagar algún radiador y aprovechar las horas de luz evitando obstáculos para su entrada. Al anochecer baja las persianas y corre las cortinas para evitar que el calor se escape. La ventilación también se debe controlar: con 10 minutos es suficiente.
  5. Revisa tu instalación antes de que empiece la temporada de frío. Según CEACCU, el mantenimiento adecuado de la caldera individual te ahorrará hasta un 15 % del consumo y alargará la vida útil de la instalación.
  6. Instala contadores individuales que te permitan monitorizar tu gasto de forma diaria