Hasta un 10% de ahorro energético por la domótica

Hasta un 10% de ahorro energético por la domótica

Los sistemas de automatización en los hogares no sólo hacen la vida más sencilla a las familias sino que, además, consiguen que los hogares reduzcan sus gastos y, paralelamente, logren un entorno más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Hasta un 10% de reducción de gasto energético

Un nuevo estudio, elaborado en esta ocasión por la Consumer Technology Association (CTA) de EEUU, muestra el enorme potencial de ahorro que la domótica aporta a los hogares. El informe Energy Savings From Five Home Automation Technologies: A Scoping Study of Technical potential, muestra que el consumo de energía en una casa estándar puede reducirse hasta un 10%, de media, si los equipos instalados se programan y emplean para tales propósitos.

En este sentido, los equipos de climatización o iluminación inteligentes, además de posibilitar importantes ahorros de energía, también favorecerían un recorte de hasta 100 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Climatización zonificada, control de ventanas e iluminación son algunos de los apartados en los que la domótica aporta ventajas al entorno doméstico, tanto en términos de ahorro como de sostenibilidad.

Reducción de los costes de instalación

Los responsables del estudio destacan que, tanto en EEUU como a nivel global, la domótica lleva años entre nosotros pero que es, precisamente, en los últimos tiempos cuando los costes de instalación y fabricación de equipos comienzan a hacer de las tecnologías para la automatización doméstica algo mucho más accesible.

Desde la Consumer Technology Association se defiende que estas reducciones del gasto y las mejoras en la sostenibilidad no sólo se reducen al entorno doméstico, sino que también pueden ofrecer grandes posibilidades a edificios de la administración pública o sedes de corporaciones, por poner tan sólo dos ejemplos.

Este informe prevé un importante aumento de ventas en el sector de la domótica y la inmótica en los próximos años a nivel global, tanto en lo que respecta a los entornos domésticos y edificios de viviendas como a las empresas y edificios públicos.