Llega el verano y con él las vacaciones (¡Bien!), pero también todo el jaleo reservar hoteles, apartamentos o albergues y sí, dejar tu casa vacía (¡Mal!). ¿Por qué mal? Porque entonces tu acogedor hogar queda a merced de dos factores: uno, tu mala cabeza ¿apagaste la plancha antes de salir?, ¿has cortado el agua, cerrado …